• El sábado 29 de junio Valparaíso, Concón y Viña del Mar tendrán celebraciones en distintos puntos con bailes chinos, procesiones y venta de merluza frita.

  • San Pedro es considerado el patrón de los pescadores y su figura tiene un rol protagónico en las caletas del país.

Este fin de semana, las caletas de Chile se visten de fiesta con la celebración de San Pedro, uno de los hitos más significativos del año para las comunidades pesqueras. Cada 29 de junio, se realizan procesiones con una figura del santo en el mar, con embarcaciones decoradas especialmente para la ocasión. Lo mismo se replica en la tierra, acompañadas de cantos, flores y bailes.

La fiesta de San Pedro es una de las tradiciones religiosas más antiguas de nuestro país. En esta oportunidad, los pescadores le piden a San Pedro que los acompañe, que tengan buen año de trabajo en el mar y agradecen por la protección brindada.

La región de Valparaíso no se resta de esta celebración: en caletas de Valparaíso, Concón se realizarán todo tipo de homenajes, los que son abiertos a la comunidad y destacan por su ambiente familiar.

¿Dónde vivir esta festividad?

Este viernes comienza la procesión desde Caleta Portales hacia la parroquia Lourdes con bailes chinos. El sábado la cita es a las 9:00 horas, pero a las 13:00 horas se ofrecerá pescado frito gratis a los asistentes.

En la caleta El Membrillo las actividades se iniciarán a las 8 de la mañana del sábado, con un saludo de los bailes religiosos, para luego bajar en andas las imágenes de San Pedro y la Virgen. A las 11:30 horas, la celebración se complementa con la venta de merluza frita.

A las 7:00 horas en Caleta Higuerillas de Concón, comienzan los bailes chinos. La misa es a las 11:00 horas y la procesión a las 15:00 horas.

¿Cómo nace esta tradición?

Según Iván Cantero,  geógrafo y fotógrafo de fiestas religiosas, fue a fines del siglo XIX cuando esta celebración comenzó a tomar forma en el sector sur del puerto de Valparaíso. Sin embargo, la historia de esta festividad se remonta mucho más atrás e incluso hay referencias de 1682 que señalan “una devoción que perdura por siglos”.

Con el tiempo esta celebración se integró profundamente en la cultura de las comunidades costeras del país, lo que se refleja en la imagen de este santo que tiene un lugar protagónico en las caletas, donde por lo general está representado con una estatua que se encuentra mirando al mar, como símbolo de protección.